Latadía 4317, Las Condes. Tel (56 2) 2952 5720. Lunes a Viernes de 10:00 - 19:00 hrs. Sábado y Domingo de 10:00 - 15:00 hrs

Blog

7 hábitos que le hacen mal a tu sistema digestivo

7harminggut Blog

El estómago, se dice es nuestro “segundo cerebro”. Y actualmente es reconocido por muchos médicos, como el lugar de origen de las enfermedades, al tiempo que el lugar donde toda recuperación comienza.

Por estos días, la ciencia ha reconocido por qué la salud intestinal es tan importante, y se le ha llamado “microbioma“. La microbioma es el conjunto de bacterias beneficiosas que tiene un rol clave relacionado con la salud y la enfermedad, y puede verse influenciada por la dieta y el estilo de vida que llevemos. Estamos hechos de 10 veces más microorganismos que de otro tipo de células , y la mayoría de estos conforman nuestra microbioma.

A continuación puedes encontrar 7 hábitos que pueden estar afectando la salud de tu microbioma y dañando tu intestino:

 

1. Llevar una dieta pobre en nutrientes

Lo que comes y cómo comes influencia la salud de tu Microbioma. Si tu dieta es rica en nutrientes y alimentos fáciles de digerir, te sentirás con energía y vitalidad, porque tu microbioma está desarrollándose en plenitud. Si llevas una dieta alta en alimentos procesados que contienen grasas no saludables, altos niveles de azúcar, y comes en 2 minutos antes de salir apurado, es muy probable que tengas una pobre absorción de los pocos nutrientes presentes en esa comida, que te sientas cansado y enfermo, y que en tu microbioma crezcan más bacterias malas que buenas.

 

Sigue estos simples tips en tu dieta para mejorar tu salud intestinal: 

•    Elimina los alimentos procesados.
•    Lleva una dieta alcalina alta en hojas verdes.
•    Consume alimentos vivos como brotes, ya que contienen enzimas y bacterias beneficiosas.
•    Limita el azúcar, ya que alimenta las bacterias “malas”.
•    Aumenta tu consumo de fibra proveniente de alimentos integrales como porotos, vegetales, y granos libres de gluten.
•    Elimina los alimentos que pueden provocar malestar estomacal como por ejemplo; leche, gluten, y glutamato (MSG).
•    Mastica bien los alimentos para mejorar la digestión.

 

2. Antibióticos y Medicamentos

Cuando estamos enfermos y vamos al médico, a veces nos prescriben antibióticos para afecciones comunes como dolor de oídos o incluso ciertos virus, sin conocer las repercusiones que esto tiene en nuestra salud. Los antibióticos, al igual que la mayoría de los medicamentos farmacéuticos, matan las bacterias malas y buenas! Si tomas medicamentos a diario, o antibióticos más de una vez al año, sin duda necesitarás reponer las bacterias buenas de tu intestino, mediante alimentos fermentados y suplementos probióticos.

 

3. La Píldora Anticonceptiva

La dosis diaria es necesaria para obtener el efecto necesario. Sin embargo, con el tiempo puede causar estragos en tu organismo. La píldora anticonceptiva agota tus niveles de vitamina B12, folato y zinc, y elimina las bacterias beneficiosas de tu intestino. Ahora piensa lo que esto podría provocar luego de 10 años tomándola! Darse una pausa del anticonceptivo, o enfocarte en una dieta para reponer la salud de tu estómago, puede ayudarte en caso de que decidas seguir tomándola.

 

4. Alcohol

El alcohol mata las bacterias buenas en tu intestino, cambia el ecosistema de tu digestión, y además aumenta la acidez. Es más, incrementa la permeabilidad del intestino, lo que significa que tanto agentes externos, como comida parcialmente digerida, pasan a través del estómago y crean una respuesta inmune que produce inflamación. La permeabilidad intestinal también significa menor absorción de nutrientes, lo que causa una falta de nutrición vital en las células del cuerpo.

 

5. Obsesión con la limpieza

Tienes un sanitizante de manos en tu bolso, o un jabón antimicrobiano en cada lavamanos en tu casa? Bueno, el uso excesivo de productos antibacteriales y antimicrobianos puede que no te esté haciendo bien. Enfocarse demasiado en la limpieza causa una falta de exposición a las bacterias que ayudan a crear inmunidad.

 

6. Una dieta con pocos alimentos fermentados

¿De dónde obtenemos nuestras bacterias buenas? Bueno, cuando nacemos estamos expuestos a ellas cuando pasamos por el canal vaginal de parto, y luego de nuevo, a través de la leche materna. Después, necesitamos ingerir nuestras bacterias en la forma de alimentos fermentados. Si en tu dieta falta yogurt, kéfir, kombucha, chucrut, o miso, te podrían estar faltando elementos esenciales  para que tu microbioma se desarrolle correctamente, y es probable que necesites aumentar su ingesta para asegurarte de reponer tu flora bacteriana.

 

7. Estrés

Cuando estamos estresados, la sangre se aleja de nuestro sistema digestivo y se dirige a nuestros órganos vitales para ayudar a entregarnos energía en caso de que necesitemos huir o defendernos. Por ejemplo, si vamos a pelear con un tigre, la respuesta del sistema digestivo es totalmente irrelevante, por lo que ante este estrés nuestra digestión prácticamente se detiene. Así, en largos períodos de tiempo, el estrés significa una disminución constante en la dotación sangre que pone en marcha nuestro sistema digestivo, y de la producción de secreciones gástrica, lo que finalmente nos lleva a una pobre salud intestinal. Para combatir los efectos del estrés, puedes intentar tomar un par de respiraciones profundas llevando todo el aire al estómago, porque automáticamente eso ayuda a revertir la respuesta de estrés.

 

¿Qué haces tú para cuidar la salud de tu estómago?

Autor: FOOD MATTERS, James Colquhoun, Filmmaker (FOOD MATTERS y HUNGRY FOR CHANGE

Traducción: Rumbo Verde

NOTA: Si quieres aprender a más sobre alimentación saludable, asiste a nuestros próximos Talleres o echa un vistazo a la sección de Libros en nuestra tienda online (www.rumboverde.cl).