Latadía 4317, Las Condes. Tel (56 2) 2952 5720. Lunes a Viernes de 10:00 - 19:00 hrs. Sábado, Domingo y Festivos de 10:00 - 18:00 hrs

Home

El poder curativo de la miel – desde quemaduras hasta salud de los huesos

raw_honey Home

¿Qué es la miel cruda?
La miel cruda es miel que no ha sido pasteurizada ni filtrada y por lo tanto conserva intactos sus nutrientes benéficos. Lamentablemente, la mayoría de las mieles comerciales se calientan al procesarlas para facilitar el almacenamiento en grandes tambores comerciales. La miel cruda es un cofre del tesoro lleno de vitaminas y minerales que por siglos han tenido uso medicinal, tanto interno como externo.

La lista de beneficios de la miel es larga. Aumenta la absorción de calcio; puede aumentar el conteo de hemoglobina y tratar o prevenir la anemia causada por factores nutricionales; puede ayudar a las articulaciones artríticas cuando se combina con vinagre de manzana; ayuda con los resfríos y las infecciones respiratorias de todo tipo; puede ayudar a sanar las úlceras gástricas; funciona como un laxante natural suave; ayuda a la constipación, las alergias y la obesidad; entrega una mezcla de vitaminas y minerales y proporciona energía instantánea sin producir la elevación rápida de los niveles de insulina como el azúcar blanca.

Muchos han encontrado que la miel cruda les ayuda por sus efectos positivos contra las alergias y la fiebre del heno, y una o dos cucharaditas antes de acostarse pueden ayudar con el insomnio. Como antiséptico, es un agente para la extracción de veneno de picaduras o mordeduras o heridas infectadas y ha superado a los antibióticos en tratamientos de ulceraciones estomacales, gangrena, infecciones de heridas quirúrgicas, incisiones quirúrgicas y la protección de injertos de piel, córneas, vasos sanguíneos y huesos.

“La miel cruda es excepcionalmente efectiva internamente contra las bacterias y los parásitos. Además, la miel cruda contiene antibióticos naturales que ayudan a matar bacterias directamente. La miel cruda aplicada de forma tópica acelera la sanación de los tejidos dañados por infecciones y/o trauma. Contiene vitaminas, minerales y enzimas, así como también azúcares, todos los cuales son agentes que ayudan a sanar las heridas.”

Esta es una cita del Dr. Cass Igram, D.O. en el libro The Survivor’s Nutritional Pharmacy. Los científicos y doctores están empezando a redescubrir la efectividad de la miel como tratamiento de las heridas en un fascinante desarrollo moderno. En los últimos años se ha usado la miel de manera efectiva en casos clínicos para el tratamiento de úlceras del tamaño de un puño que se han extendido hasta el hueso, así como para quemaduras en primer, segundo y tercer grado. Se ha reportado una mejora total sin necesidad de injertos de piel y sin infección ni pérdida muscular. Es posible aplicarla en estas condiciones cubierta de gasa estéril y cambiándola diariamente. Cuando las heridas están limpias, la miel actúa como agente sanador. Este también es el procedimiento para heridas infectadas, ulceraciones e impétigo. La miel de ajo también puede aplicarse directamente sobre las heridas infectadas, y ayuda a limpiar el área de infección.

El Dr. Peter Molan, profesor de bioquímica en la Universidad de Waikatoy, Nueva Zelandia, Ha estado a la cabeza de las investigaciones con miel de los últimos 20 años. Dirige la Unidad de investigación de la miel de la universidad, internacionalmente reconocida por ser expertos en las propiedades antimicrobianas de la miel. Las observaciones clínicas y los estudios experimentales han establecido que la miel tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias muy efectivas. Elimina la pus, las costras y el tejido muerto de las heridas sin ningún dolor y estimula el crecimiento del tejido nuevo. “Pruebas randomizadas han demostrado que la miel es más efectiva para el control de las infecciones de heridas resultantes de quemaduras que la sulfadiazina de plata, el ungüento antibacteriano de más amplio uso hospitalario para las quemaduras,” explica el Dr. Molan.

El Dr. Molan cree que si se usara la miel desde un principio en casos de septicemia, habría mucho menos daño resultante en los tejidos. “La increíble capacidad de la miel para reducir inflamación y eliminar los radicales libres debería detener el progreso del daño a los tejidos como lo hace en el caso de las quemaduras, además de proteger contra infecciones”, dice el Dr. Molan. “Hoy en día, la gente vuelve a la miel cuando nada más les funciona. Pero hay mucha información que recomienda la miel como un agente de uso terapéutico de primera elección.”

Los investigadores creen que el potencial terapéutico de la miel está muy subutilizado. A medida que crece el interés en el uso de terapias alternativas con el desarrollo de bacterias resistentes a los antibióticos, quizás la miel reciba finalmente su debido reconocimiento como sanador de heridas.

De hecho funciona: La miel cruda proporciona un apósito estéril, indoloro y efectivo para las heridas. Se aplica directamente sobre cortaduras, abrasiones y quemaduras y luego se cubre con gasa. Los resultados se obtienen más rápido que con las alternativas convencionales, como las cremas  y ungüentos.

La miel también es excepcionalmente efectiva para los males respiratorios. Un estudio búlgaro de alrededor de 18.000 pacientes encontró que mejoraba la bronquitis crónica, la bronquitis asmática, la rinitis crónica y alérgica y la sinusitis. Es un tratamiento efectivo para los resfríos, las infecciones respiratorias y para un sistema inmunitario deprimido. Mientras que el azúcar debilita el sistema inmunológico, una miel de buena calidad lo estimula.

Acá hay algunas formas para utilizar el poder sanador de la miel:

QUEMADURAS – Aplicar libremente sobre las quemaduras. Refresca, alivia el dolor y ayuda a la sanación rápida y sin la aparición de cicatrices. Además de ser un ungüento y antibiótico, las bacterias simplemente no pueden sobrevivir en la miel.

NIÑOS QUE MOJAN LA CAMA- Una cucharadita de miel antes de acostarse ayuda a la retención de agua y calma el miedo en los niños.

INSOMNIO – Una cucharadita de miel en un tazón de leche tibia ayuda a dormir y hace maravillas.

HIPERACTIVIDAD – Reemplaza todo el uso de azúcar con miel. El azúcar blanca es estimulante y no tiene cualidades nutricionales. La miel proporciona energía sin el “efecto de sobrestimulación”.

CONGESTIÓN NASAL – Pon una cucharadita de miel en un bol con agua e inhala el vapor después de cubrirte la cabeza con un una toalla que caiga también alrededor del bol. ¡Muy efectivo!

FATIGA – Disuelve una cucharada de postre de miel en agua tibia y guarda en el refrigerador. La miel es primariamente fructosa y glucosa, así que el sistema digestivo la absorbe rápidamente. La miel es un estabilizante natural: los atletas de la antigua Grecia tomaban miel para la energía antes de las competencias y para reponerse después de ellas.

LIMPIADOR FACIAL PROFUNDO- Mezcla la miel con una cantidad igual de avena machacada y aplícala como máscara facial. Deja actuar media hora y lávala. Es muy buena para una limpieza profunda para el acné y otros granos no deseados.

MALA DIGESTIÓN – Mezcla la miel con una cantidad igual de vinagre de manzana y diluye con agua a gusto. Esto también es muy bueno para las articulaciones y ayuda a la pérdida de peso.

BÁLSAMO PARA EL PELO – Mezcla la miel con una cantidad igual de aceite de oliva, cubre tu cabeza con una toalla tibia por media hora y luego lávate con champú. Nutre el cabello y el cuero cabelludo. ¡Tu pelo nunca se verá ni sentirá mejor!

GARGANTA INFLAMADA –
Disuelve una cucharadita de miel en la parte de atrás de la boca y deja que baje por la garganta. Alivia los tejidos inflamados.

PARA EL ESTRES –
El agua con miel es un estabilizador: calma las altas y sube las bajas de ánimo. Utiliza aproximadamente 25% de miel en relación con la cantidad de agua.

ANEMIA – La miel es el mejor enriquecedor de la sangre porque eleva el contenido de corpúsculos. Mientras más oscura, más minerales contiene.

PRESERVANTE PARA ALIMENTOS – Si reemplazas el azúcar por miel en las recetas para queques y galletas, se van a mantener frescas más tiempo por sus propiedades antibacterianas. Reduce los líquidos de la receta en cerca de un quinto por la humedad que contiene la miel.

 

OSTEOPOROSIS – La investigación ha demostrado que una cucharadita de miel por día ayuda a la utilización del calcio y previene la osteoporosis; probablemente es una buena idea para alguien mayor de 50 años.

LONGEVIDAD – Las personas más longevas del mundo utilizan la miel de manera regular. Un dato interesante sin explicación es que los apicultores sufren menos cáncer y artritis que cualquier otro grupo ocupacional en todo el mundo.

MIGRAÑA – Usa una cucharadita de postre de miel disuelta en medio vaso de agua tibia. Bébela cuando comienza el ataque de migraña y, de ser necesario, repite 20 minutos después.

CONJUNTIVITIS – Disuelve miel en una cantidad igual de agua tibia. Cuando se enfríe, aplica como loción o como un baño para los ojos.

MEZCLA PARA LA TOS – Mezcla bien 170 gramos de miel líquida, 55 gramos de glicerina y el jugo de dos limones.  Embotella y tapa firmemente y usa en la medida que sea necesario.

La miel cruda puede volverse granulada después de una semana o después de años. Si esto te  molesta, pon la miel sobre un sartén con agua caliente (no hirviendo) y déjala ahí hasta que se vuelva líquida.

Miel vs azúcar. ¿Cuáles son las diferencias?

Ambos endulzantes contienen glucosa y fructosa. Sin embargo, el proceso de fabricación del azúcar destruye sus ácidos orgánicos, proteínas, elementos nitrogenados, enzimas y vitaminas. La miel cruda permanece con todos los nutrientes intactos. El cuerpo sabe digerir este alimento y por ende no causa las subidas abruptas del nivel de azúcar en la sangre y la insulina asociadas con el uso del azúcar de mesa.

 

 

 

Autor: Food Matters.
Traducción: Rumbo Verde.