Latadía 4317, Las Condes. Tel (56 2) 2952 5720. Lunes a Viernes de 10:00 - 19:00 hrs. Sábado y Domingo de 10:00 - 15:00 hrs

Blog

¿Estás hambriento de cambio y quieres olvidarte para siempre de las dietas?

hungry-for-change-ditch-the-diet Blog

Si vivimos en un mundo sobrepoblado de información sobre dietas y datos sobre nutrición, ¿por qué es que estamos continuamente luchando por lograr una fórmula ideal para la salud? En la película “Hungry For Change” (Hambre de Cambio) de los creadores del documental éxito de ventas  “Food Matters” (La Comida Importa), nos develan las guías o tips para disfrutar de una energía increíble, una piel soñada y un cuerpo ideal. En este artículo, hemos hecho para ti un resumen con las pautas principales que se entregan en la película para que de una vez por todas te olvides de las “dietas”, y puedas vivir una vida llena de abundancia y salud!

Aliméntate como la Naturaleza pretendía que lo hicieras…

Por naturaleza no estamos creados para comer comida congelada, llena de preservantes artificiales y químicos. Nuestros ancestros siempre vivieron en simbiosis con la naturaleza y la humanidad está diseñada para satisfacerse con alimentos naturales. Es muy simple; come más alimentos “vivos” y menos alimentos “muertos”. Esto significa muchas frutas y verduras frescas y ojalá de la estación,  y con la mayor diversidad de colores posibles. También hierbas, algas, hongos, semillas y frutos secos, y si comes carne y productos animales como huevos, pescado y carne que sean de animales criados en libertad.

Elige Orgánico

Las frutas y verduras orgánicas a menudo contienen más vitaminas y minerales que sus contrapartes no orgánicas, especialmente si fueron cosechadas ya maduras y si son de la zona.  También son más seguras ya que son cultivadas sin el uso de fertilizantes químicos, pesticidas ni organismos modificados genéticamente, los cuales han demostrado tener efectos dañinos en nuestra salud reproductiva y hormonas, y sobrecargan nuestro hígado.  Si consumes productos animales elige siempre lácteos de vacas que hayan sido alimentadas con pasto, huevos de gallinas libres,  y carne de animales que hayan pastado libres, o de animales salvajes.  En el caso de los productos animales es extremadamente importante asegurarse que no hayan sido tratados con antibióticos, hormonas, ni que hayan sido alimentados con productos genéticamente modificados o transgénicos ya que la grasa del animal tiende acumular y concentrar toxinas. ¿Te gustaría saber cuál es el efecto de los alimentos orgánicos en tu cuerpo?  ¡Mira este corto video!

Desempolva tu juguera y tu sacajugos

La juguera y el sacajugos pueden llegar a ser tus mejores amigos. Supongamos que llegas a tu casa después del trabajo, y estás hambriento y agotado. En vez de agarrar un paquete de papas fritas o una barra de chocolate, te haces un exquisito jugo o batido en dos minutos. Ambos están cargados de vitaminas, minerales y enzimas, y son una “comida rápida” que instantáneamente entrega nutrientes directo a nuestras células! ¿Necesitas más ideas? Revisa nuestro sitio y el de nuestros colaboradores miles de deliciosas y simples ideas.

Limita los cereales que contienen gluten

El gluten es una proteína que se encuentra en la mayoría de los cereales incluyendo el trigo, el centeno, la cebada y la espelta. Hoy en día son cada vez más las personas con diferentes grados de intolerancia al gluten o que definitivamente son alérgicas (celiacos) ¡como sociedad nos estamos haciendo cada día más intolerantes al gluten!  Y aunque no estés en ninguno de estos grupos puedes hacerle un gran favor a tu cuerpo al reducir el consumo de gluten, ya que su exceso irrita y daña la mucosa intestinal, causa inflamación y reacciones inmunológicas adversas, siendo una de las mayores causas del síndrome denominado “intestino permeable”. La preparación tradicional de estos granos,  que consiste es en dejarlos remojando por al menos doce horas y luego fermentarlos, ayuda a eliminar parte del gluten haciéndolos menos dañinos. Las mejores alternativas de granos libres de gluten incluyen la quínoa, el arroz, el trigo, el amaranto, el trigo sarraceno y el mijo.

Aléjate de los alimentos procesados o con azúcar

Comer mucha azúcar u otros carbohidratos refinados sin ser balanceados por grasas o proteínas puede conducir a altos y bajos en el azúcar de la sangre causando cambios de ánimo y antojos. Prefiere alimentos que posean naturalmente una carga glicémica más baja. Elige vegetales y frutas  con poca azúcar tales como pomelo, limones, limas, peras, berries y paltas en vez de cereales con almidón.  Si vas a consumir alimentos con un alto índice de carga glicémica es mejor combinarlos con grasas saludables para regular la absorción de glucosa hacia el torrente sanguíneo.  Y por supuesto evita alimentos envasados azucarados, especialmente aquellos endulzados con jarabe de la alta fructosa, glucosa o endulzantes artificiales.

Consume grasas saludables

Las personas que se encuentran intentando bajar de peso generalmente tratan de mantener su ingesta de grasas y de colesterol al mínimo.  Esto es debido a que la grasa contiene más calorías por gramo que los carbohidratos o las proteínas. Sin embargo las grasas saludables y el colesterol son esenciales para la absorción de la mayor parte de los nutrientes y para la producción de hormonas. Puedes disfrutar sin problemas las grasas saturadas sanas que se encuentran en el aceite de coco, los peces de pesca libre, los lácteos orgánicos, carne y huevos de animales que pastan libres al igual que las grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva extra virgen, los frutos secos y las paltas.  Reduce tu ingesta de grasas polinsaturadas no estables tales como el aceite de canola, de soya, de maravilla, de semilla de algodón, de maíz y de pepita de uva. Estos aceites son generalmente etiquetados como aceites vegetales naturales y se encuentran también  en productos como la margarina, las galletas y las papas fritas, la mayonesa y los aderezos de ensalada comerciales, además de toda la comida frita.

Prepara tus comidas con cuidado

Olvídate del microondas. Come más alimentos crudos que no hayan sido dañados por el calor. Cuando cocines, házlo al vapor, salteado o asado utilizando calor bajo o medio junto a grasas estables tales como aceite de coco, ghee o mantequilla, en ollas de acero o vidrio. Estas grasas saturadas estables son menos volátiles y son ideales para cocinar, especialmente comparadas con la mayoría de los aceites vegetales polinsaturados inestables los cuales se tornan tóxicos para el organismo al oxidarse con las altas temperaturas.

Comienza con una ensalada verde

Antes de tu comida principal del día, ya sea almuerzo o comida comienza con una gran ensalada de hojas verdes. Se aventurero; elige entre lechuga costina, rúcula, repollo, kale, y atrévete a agregarle algún mix de hierbas tales como menta, perejil, cilantro, eneldo o ciboulette, y más!  Cuando comienzas con una ensalada llenas tu estómago con plantas ricas en nutrientes, dejando menos espacio para ser autoindulgente con el resto de la comida y el postre.

Lee las etiquetas

Los aditivos químicos de los alimentos pueden causar estragos en nuestras hormonas y llevarnos a adicciones que nos hagan ganar peso, y perjudicar nuestra salud. Evita todos los números E y los MSG (glutamato monosódico o ajinomoto), que es un acentuador del sabor que engaña a nuestro cerebro y lo hace pensar que tenemos que comer más de lo que necesitamos.  Este súper tóxico aditivo puede aparecer con los siguientes nombres: E621, ácido glutámico, aceite vegetal hidrolizado, extracto de levadura, caseinato de sodio y glutamato monocálcico. A menudo se encuentra en sopas rápidas, papas fritas, salsas y galletas. Si tienes la duda recuerda este simple dato: si no puedes pronunciarlo o si incluye números o algún código, simplemente no lo comas!

Come relajado

Nuestros sistemas digestivos son muy sensibles. Comerse la comida apurado va a poner a tu cuerpo en un estado de “pelea o corre” lo cual compromete o incluso paraliza nuestro sistema digestivo.  Lo que no digerimos se convierte en fermentación bacteriana, gases y grasa. Asegúrate de estar sentado y de tomarte el tiempo para disfrutar de tu comida relajadamente. La película “Hungry For Change” expone los impactantes secretos que las dietas para perder peso, y la industria de la alimentación no quiere que sepas; porque muestra las engañosas estrategias diseñadas para mantenerte volviendo siempre por más y más… Descubre qué te está impidiendo tener el cuerpo y la salud que mereces y cómo escapar para siempre de la trampa de “las dietas”.

 

Autor: Food Matters

Traducción: Rumbo Verde