Latadía 4317, Las Condes. Tel (56 2) 2952 5720. Lunes a Viernes de 10:00 - 19:00 hrs. Sábado y Domingo de 10:00 - 15:00 hrs

Blog

¿Pueden los hongos ser una causa de cáncer?

Overcome-Candida Blog

Un nuevo estudio valida la controversial teoría sobre el cáncer; que los hongos en nuestro cuerpo no solo contribuyen a alimentarlo sino que pueden ser los causantes.

 

Un reciente estudio científico publicado en el “Critical Reviews in Microbiology” apoya el concepto de que una infección de este oportunista hongo, la Candida albicans, no sea una consecuencia del cáncer como se pensaba, sino que de hecho contribuya activamente a causarlo.

 

El título del estudio es: “Candida albicans And Cancer: Can This Yeast Induce Cancer Development Or Progression?”(“Candida albicans y el Cáncer: Puede este Hongo Inducir el Desarrollo del Cáncer o su Avance?”) El estudio proporcionó la siguiente importante información en este controversial tema:

 

Actualmente, existe una creciente preocupación acerca de la relación entre las infecciones microbianas y el cáncer.  Cada día son más los estudios que apoyan la idea que existe una asociación,  especialmente, cuando los agentes microbianos causantes son bacterias o virus. Esta misma revisión recopila evidencia de que este oportunista hongo “Candida albicans” aumenta el riesgo de carcinogénesis y metástasis.

 

Hasta hace poco tiempo atrás, las diferentes especies de Candida  habían sido relacionadas principalmente con procesos cancerosos debido a que es un organismo patógeno oportunista que toma ventaja del estado de inmunodepresión de los pacientes causado especialmente por la quimioterapia.

 

Sin embargo, los últimos descubrimientos demuestran que la Candida albicans no solo aparece cuando el cuerpo se encuentra inmunodeprimido, sino que es capaz de promover el cáncer mediante diversos mecanismos, tales como: la producción de subproductos cancerígenos, gatillando procesos inflamatorios, induciendo la respuesta de las células Th 17, y mediante la imitación molecular.

 

Nosotros destacamos la necesidad no solo de controlar este tipo de infección durante el tratamiento del cáncer, debido especialmente al importante rol que estas especies de hongos juegan en las infecciones, sino también, en la búsqueda de nuevos enfoques terapéuticos que eviten el efecto promotor de tumores que estas especies de hongos poseen.

 

Ahroa, las cuatro maneras diferentes mediantes las cuales la Candida albicans podría contribuir con el cáncer, se explican en detalle a continuación:

 

1. La producción de subproductos cancerígenos: en primer lugar, la Candida albicans produce nitrosaminas, agentes cancerígenos que activan proto-oncógenos específicos que podrían gatillar lesiones cancerosas.

 

2. En segundo lugar, la Candida albicans produce acetaldehídos; el cual es producido como el primer metabolito del etanol (subproducto de la fermentación del hongo), el cual es un químico cancerígeno y mutagénico que daña el ADN y posee una gran cantidad de diferentes características que promueven el cáncer.

 

 

3. Gatilla la inflamación; una inflamación prolongada y no resuelta puede promover el cáncer, tanto debido a que causa daño en los tejidos como también debido a que a través de la secreción de químicos estimulantes de la regeneración de tejidos dañados, puede terminar inmortalizando tejidos cuando la inflamación es crónica.

 

4. Se sabe que cuando la Candida albicans aumenta la densidad de su población más allá de lo normal debido a la inmunodepresión, a una dieta inapropiada y/o debido a la exposición a químicos, se promueve una cascada de respuestas inflamatorias dentro del cuerpo.  Se ha descubierto que estas respuestas inflamatorias mal dirijidas promueven el aumento de la adhesión celular en tumores, lo cual se piensa, promueve también la formación de tumores secundarios y/o metástasis.

 

Inducción de la respuesta de la célula Th17: El conjunto de células T CD4 que son dominantes en la respuesta hacia la Candida albicans, específicamente las células TH17, también secretan factores que promueven la angiogénesis (la formación de nuevos vasos sanguíneos) y por lo tanto un aumento en la incidencia del crecimiento de tumores.

 

Imitación Molecular: Los anticuerpos producidos en contra de una proteína en la superficie de la Candida Albicans (CR3-RP) poseen similitudes estructurales y antigénicas con un receptor presente en algunos de nuestros glóbulos blancos (leucocitos). Esta “imitación molecular” podría causar la formación de anticuerpos en contra de nuestras propias células inmunológicas que como resultado entorpecería las defensas anti tumorales y anti Cándida, del huésped (la persona).

 

Este reciente estudio no solo confirma el concepto de que el crecimiento excesivo de este hongo puede ser un factor que contribuya a causar el cáncer, sino que levanta de manera indirecta una bandera roja tanto al consumo de azúcar como del alcohol.

 

Claramente, si el azúcar y su conversión al etanol produce acetaldehído, reducir el consumo excesivo de ambos, es un buen paso anticancerígeno. Y aun más, si se está tratando activamente un caso de cáncer ya establecido, y si la meta es una remisión total, probablemente sea una intervención completamente necesaria.

 

A esto se le suma que recientemente se descubrió que el azúcar no solo alimenta al cáncer, sino que contribuye activamente a la transformación de células normales en células cancerosas. Es decir, el azúcar sería potencialmente cancerígeno.

 

 

Fuente: Food Matters

Traducción: Rumbo Verde

Las implicaciones de este estudio son profundas ya que el azúcar también promueve el crecimiento de hongos, lo cual significa que el azúcar es un cancerígeno tanto directa como indirectamente; un hecho que es aún más preocupante considerando en la mayoría de los hospitales en que ofrecen tratamientos anticáncer, alimentan usualmente a sus pacientes que están siendo tratados, o que se están recuperando de sus tratamientos, con alimentos y bebestibles que contienen azúcar.