Latadía 4317, Las Condes. Tel (56 2) 2952 5720. Lunes a Viernes de 10:00 - 19:00 hrs. Sábado y Domingo de 10:00 - 15:00 hrs

Recetas saludables

Receta: Fermento de betarraga y repollo morado

receta fermentados Recetas saludables

Esta receta de Pamela Maturana es excelente para personas que tienen problemas de intolerancias alimentarias, deficiencias de hierro y proteínas del complejo B. Mejora la circulación arterial y es rico en vitaminas A, C, zinc y magnesio. Fortalece el sistema inmunológico y la flora intestinal, además de tener un exquisito sabor dulce y cremoso. ¡Vamos con la receta! :-P

Ingredientes

 

Preparación

  1. Cortar el repollo en juliana, finamente.
  2. Rallar las betarragas.
  3.  Remojar en salmuera repollo morado y betarragas por separado (2 cdas. de sal por un litro de agua) por 30 minutos.
  4.  Preparar un starter (microroganismo de cultivo vegetal) en 2 lt de agua tibia.
  5. Preparar tu frasco fermentador, lavándolo con agua hirviendo.
  6. Escurrir los vegetales, agregar 1 cda. rasa de sal marina, mezclar bien.
  7. Amasar el repollo morado hasta que suelte líquido y quede dócil.
  8. Comenzar a llenar el frasco por capas, primero repollo luego betarraga, terminando con repollo .
  9. Presionar bien los vegetales, cuidando que no queden espacios de aire.
  10. Llenar la mitad del frasco e ir incorporando el starter.
  11. Cerrar el frasco y dejar por 16 días fermentar.
  12. Una vez terminado el tiempo de fermentación, pasar al refrigerador.

 

Sugerencias

Puedes agregar un poquito a tus almuerzos y ensaladas o también, servir con tostadas y mezclado con palta. ¡Es perfecto!

Autora: Pamela Maturana

 

NOTA: Si quieres aprender más sobre las técnicas de fermentación de vegetales y sus beneficios para la salud, echa un vistazo a nuestros próximo taller de Fermentados Vegetales y a nuestra sección de libros.

Les recomendamos aprender más sobre la técnica de fermentación de vegetales, para que entiendan lo que están haciendo. ¡Recuerden que al fermentar estamos cultivando vida – microscópica – en el alimento! Así podrán saber si es que algo ha fallado en el proceso de fermentación o si se les ha contaminado el cultivo. En términos generales, por precaución, si es que el fermentado tiene un aspecto, olor o sabor que no resulta agradable a los sentidos, conviene descartarlo.