Latadía 4317, Las Condes. Tel (56 2) 2952 5720. Lunes a Viernes de 10:00 - 19:00 hrs. Sábado y Domingo de 10:00 - 15:00 hrs

Recetas saludables

Receta: Refresco probiótico con frambuesa

raspberry-lime-1-foodmatter Recetas saludables

¡Hoy les compartimos esta receta del maravilloso libro de “Bebidas probióticas” de Julia Mueller! Un delicioso refresco que, además de su alto contenido en probióticos, es muy hidratante, ya que contienen enzimas y minerales. Es ideal para reponer electrolitos después del ejercicio, aliviar el malestar digestivo y favorecer la desintoxicación hepática.

Este refresco probiótico se fermenta utilizando gránulos de kéfir de agua, que son colonias de bacterias y levaduras algo traslúcidas, que se alimentan con agua y azúcar únicamente. Puedes ver la preparación del kéfir en un artículo anterior de nuestro blog.

“Las bebidas probióticas con sabor a frambuesa gustan a casi todo el mundo. Puedes servir esta receta como kéfir de agua nada más prepararla o puedes embotellarla y someterla a una fermentación secundaria durante varios días para obtener un refresco carbonatado con sabor a frambuesa” (Bebidas probióticas, pág. 131).

Este refresco probiótico se fermenta utilizando gránulos de kéfir de agua, que son colonias de bacterias y levaduras algo traslúcidas, que se alimentan con agua y azúcar únicamente.

Ingredientes

  • 400 g (2 tazas) de frambuesas frescas
  • 120 ml (1/2 taza) de agua
  • 50 g (1/4 taza) de azúcar
  • 1,9 l (8 tazas) de kéfir de agua (se prepara con gránulos de kéfir)

Preparación

  1. Añade las frambuesas, el agua y el azúcar a una cazuela y llévalas a ebullición.
  2. Reduce el fuego y deja que la mezcla burbujee durante un par de minutos.
  3. Retira la cazuela del fuego y espera a que el contenido se enfríe hasta alcanzar la temperatura ambiente. Para acelerar el proceso, pasa la mezcla a un cuenco y refrigérala en la nevera.
  4. Combina las frambuesas y el kéfir de agua en una jarra y remueve bien.
  5. Transfiere la bebida (incluyendo la pulpa de frambuesas) a varias botellas con cierre hermético.
  6. Cierra las botellas y déjalas a temperatura ambiente durante 2 ó 3 días para que se produzca la fermentación secundaria. Cuanto más tiempo reposen a temperatura ambiente, más efervescente será el resultado, así que no las dejes demasiado tiempo o el líquido saldrá disparado cuando la abras (NOTA: si hace calor, conviene destapar cada día unos segundos, para aliviar la presión).
  7. Antes de beber, cuela la bebida con un colador fino para separar la pulpa de frambuesa.

 

Extraído del libro Bebidas probióticas, Julia Mueller.