Latadía 4317, Las Condes. Tel (56 2) 2952 5720. Lunes a Viernes de 10:00 - 19:00 hrs. Sábado, Domingo y Festivos de 10:00 - 18:00 hrs

Home

Tu guía fácil para comprar alimentos orgánicos

organic-easy-vegetable-fresh Home

¿Estás con presupuesto limitado y no puedes permitirte comprar orgánico? Es un reclamo frecuente de mucha gente.

Con una calidad superior a los productos convencionales, los alimentos orgánicos a menudo son más caros. Un ahorro a largo plazo (con una mejor salud, una mayor calidad de vida, y menos tiempo y dinero malgastados), compensa con creces el gasto extra inicial, sin embargo, hace doler la cartera si el presupuesto es limitado, especialmente cuando hay varias bocas que alimentar.

¿Entonces, qué puedes hacer?

Bueno, la buena noticia es que ¡PUEDES limpiar tus hábitos alimenticios sin asaltar el banco! Solo tienes que saber cómo hacer compras inteligentes.

La escala de contaminación

No todos los alimentos convencionales son iguales cuando se trata de la interferencia humana. Algunos cultivos están expuestos a pesticidas en mayor grado que otros, lo que significa que están más arriba de la escala de contaminación.

Como sabemos, los plaguicidas se han relacionado con una variedad de problemas de salud, incluyendo la alteración hormonal, el cáncer y la toxicidad cerebral, por lo que es vital saber exactamente de qué está hecho tu alimento. Sabiendo esto, puedes tomar el control de tu salud y tomar decisiones informadas al elegir qué llevarte a la boca. Después de todo: ¡Conocimiento es poder!

Si estás luchando para ir hacia un estilo de vida orgánico debido a las preocupaciones presupuestarias, el truco es comenzar por la compra de los elementos orgánicos que son los MÁS alterados químicamente. Con presupuesto o no, la mayoría de la gente hace la transición a la compra orgánica gradualmente, por lo que es un buen punto de partida, independientemente de tus razones.

Los peores ofensores

Es la DOCENA SUCIA, denominada así por el Grupo de Trabajo Ambiental (organismo que realizó ensayos sobre productos convencionales y clasificó a los diversos grupos de frutas y hortalizas de acuerdo con la cantidad de plaguicidas presentes). Los alimentos que muestran los mayores niveles de residuos de plaguicidas son (en orden contaminación):

  1. Manzana
  2. Frutilla
  3. Uvas
  4. Apio
  5. Melocotón
  6. Espinaca
  7. Pimiento dulce
  8. Nectarina importada
  9. Pepino
  10. Tomate cherry
  11. Arveja dulce importada
  12. Papa

Además, se ha demostrado que dos alimentos más contienen trazas de plaguicidas que son altamente tóxicos para la salud humana (más de lo habitual). Estos son:

  1. Pimiento picante
  2. Col rizada / Repollo o Berza

De hecho, se ha demostrado que dos tercios de las muestras de productos contienen residuos de plaguicidas. Chocante, ¿verdad?

Por lo tanto, es muy recomendable que compres orgánicamente los alimentos anteriores cuando sea posible. Al menos de esta manera, sabes que estás reduciendo tu exposición a los alimentos más afectados.

Alimentos seguros

Junto con la identificación de los alimentos a evitar en el pasillo de supermercado, el Grupo de Trabajo Ambiental también han nombrado los alimentos que muestran la cantidad mínima de residuos de plaguicidas. Estos son los QUINCE LIMPIOS:

  1. Palta
  2. Maíz dulce
  3. Piña
  4. Repollo
  5. Guisantes dulces congelados
  6. Cebolla
  7. Espárrago
  8. Mango
  9. Papaya
  10. kiwi
  11. Berenjena
  12. Pomelo
  13. Cantalupo
  14. Coliflor
  15. Papa dulce

Por lo tanto, si no quieres comprar todo orgánico (o no puedes), los productos convencionales anteriores no resultarán tan perjudiciales.

Consejos finales

Tanto si estás comiendo alimentos orgánicos o no orgánicos, las frutas y verduras frescas son siempre una opción más saludable que los alimentos procesados.

También vale la pena siempre descubrir qué alimentos se están produciendo y vendiendo localmente. Los productos locales pueden ser significativamente más baratos que los alimentos enviados a grandes distancias, así que echa un vistazo a los mercados de los agricultores ecológicos. ¡Alternativamente, podrías incluso cultivar tu propio jardín orgánico!

Y recuerda, cada vez que comes es una oportunidad para nutrir tu cuerpo. Haz que cuente.

Autor: Food Matters

Traducción y adaptación: Rumbo Verde