$0
0 artículos en el carro de compra

Cómo envejecer de manera saludable desde dentro hacia fuera

Cómo envejecer de manera saludable desde dentro hacia fuera

Sin importar nuestra raza, sexo o edad, envejecer con gracia es algo a lo que muchos aspiramos. En este mundo, en el que día por medio aparece un producto, suplemento o dieta para combatir la edad, estamos bombardeados por mensajes cambiantes y hasta contradictorios. Envejecer es un proceso natural, pero se lo suele considerar en un contexto negativo. Al centro de este proceso hay una serie de cambios bioquímicos que podemos apoyar de distintas maneras. Comprender los procesos que subyacen al envejecimiento nos ayuda a tener claras las medidas que podemos tomar de manera de cuidar nuestra salud física, nuestros pensamientos y nuestras percepciones. Todo esto finalmente, nos conducirá a tomar la decisión consciente de envejecer con gracia!

Inflamación

La inflamación es uno de los procesos más importantes a considerar cuando hablamos de envejecer. Es es una respuesta de nuestro sistema inmunológico a cualquier sustancia problemática que haya entrado a nuestro organismo. ¿Cómo entran las cosas? Podemos ingerirlas, respirarlas o absorberlas por la piel.

Por ejemplo, cuando nuestro sistema inmune percibe que en nuestra dieta hay una sustancia amenazadora, monta un poderoso ataque contra el “invasor”. Parte de esa respuesta es crear inflamación, que reconocemos como calor, hinchazón y rojez. Esto sucede cada vez que el sistema inmune está comprometido en una batalla: en los tejidos de nuestro rostro, en nuestras arterias y/o en nuestros órganos vitales, por ejemplo. La inflamación es esencial para mantenernos vivos, pero también causa daños colaterales, como cicatrizaciones y arrugas. Mientras mayor es la cantidad de contaminantes a los que estamos expuestos, más inflamación experimentamos y más rápidamente envejecemos.

Una de las mejores formas de amortiguar este proceso es asegurarnos de tener una dieta alta en vitamina C: muchas verduras frescas, frutas cítricas y berries. O considerar el uso de un suplemento de vitamina C de alta calidad, ojalá mezclado con otros compuestos que faciliten su digestión. La Vitamina C hace cosas maravillosas para la textura y luminosidad de la piel y es crítica para la síntesis de colágeno, una proteína estructural muy importante de nuestra piel.

Oxidación

La oxidación es otra forma de envejecer. Tiene significativas consecuencias para nuestra salud, tanto interna como externa. El daño oxidativo se produce por la liberación de radicales libres, que son moléculas de oxígeno sueltas que pueden dañar los tejidos y otras sustancias vitales en nuestro cuerpo.

Nos mantenemos vivos gracias a un proceso llamado respiración, en el que inhalamos oxígeno y exhalamos dióxido de carbono. Cuando respiramos, el oxígeno se divide y forma dos moléculas separadas de oxígeno. Éstas son radicales libres y son bichos rabiosos porque han perdido a su compañero, y ahora pueden dañar nuestros tejidos. Los radicales libres provocan pequeños beneficios en el cuerpo, como ayudar a que los glóbulos blancos reduzcan la infección. Sin embargo, el número de radicales libres presentes en el cuerpo aumenta mucho con el estrés, el ejercicio de alta intensidad, el cigarrillo y los contaminantes como los pesticidas y los metales pesados. Dicho esto, es fácil entender cómo la vida moderna puede aumentar el número de radicales libres en el cuerpo a tal punto que dejan de ser saludables y comienzan a hacer daño.

Nuestro sistema inmune está diseñado para protegernos de las infecciones y juega también un rol en bajar la inflamación. Las células inmunológicas atacarán cualquier sustancia que decidan que es extraña o dañina, o que crean que es mejor eliminar. Estas sustancias pueden aparecer en nuestra comida, agua o como virus o bacterias que ingerimos, y luego generan radicales libres (conocidos también como oxidantes).

Los radicales libres son moléculas altamente reactivas y destruyen las células y los tejidos haciendo que envejezcan, cicatricen y mueran. Hacen que todo lo vivo se descomponga. Son la razón por la que una manzana cortada se pone café y se arruga. En nuestra piel, los radicales libres hacen que las fibras de colágeno que forman su superestructura se sequen y arruguen. Cuando sucede esto con los cimientos de nuestra piel, la superficie se pliega formando las arrugas. Mientras más radicales libres haya en nuestro sistema, más afectarán el colágeno y más arrugas aparecerán.

Una de las formas principales que tiene el cuerpo de defenderse del daño provocado por los radicales libres es a través del consumo de antioxidantes. Los alimentos ricos en antioxidantes son coloridos. Imaginen un gran plato cubierto de productos frescos bellos y de colores brillantes. ¡Ese plato es un golpe de antioxidantes! El mecanismo es que el antioxidante le dona una de sus moléculas de oxígeno al que estaba solo (el radical libre) y se acoplan. El resultado es que el oxígeno ya no daña nuestros tejidos.

Glicosilación

Otro factor del envejecimiento es la glicosilación. Esto ocurre cuando la glucosa (azúcar) proveniente de lo que comemos se adhiere a nuestro ADN, proteínas y lípidos, impidiéndoles hacer su trabajo. Si nuestra dieta es alta en alimentos procesados, el problema empeora a medida que envejecemos, porque para la mayoría de las personas la cantidad acumulada de azúcar ingerida sigue creciendo. Esto puede llevar a un mal funcionamiento de las células y los tejidos, lo que resulta en envejecimiento y también en enfermedad en algunos casos.

Los alimentos procesados y altos en azúcar comenzaron a existir hace muy poco tiempo en la línea de la evolución humana. En el pasado cercano, sólo se consumían en ocasiones especiales, como fiestas de cumpleaños, pero ahora son parte de la dieta diaria de muchas personas. Es imposible recalcar esto lo suficiente: lo que impacta nuestra salud es lo que hacemos de manera cotidiana, no lo que hacemos de vez en cuando. Sin embargo, es bueno recordar que podemos enlentecer potencialmente nuestro proceso de envejecimiento comiendo menos azúcar refinada.

Permitirnos un sueño reponedor

Para que tengamos óptima salud, la acción debe estar seguida por el descanso. También para que podamos permanecer calmados y para nutrir ciertos procesos no vitales como nuestra piel, nuestro cabello y nuestras uñas. Y hoy en día muy pocos de nosotros descansamos realmente o vivimos una vida calmada en la que tiendan a fluir fácilmente la productividad, la paciencia y la generosidad. El sistema nervioso parasimpático (SNP) se activa cuando logramos un descanso verdadero. También se le llama el brazo del “descanso, la digestión, la reparación y la reproducción” (y yo añadiría el “resplandor”) del sistema nervioso. También lo llamo la “zona verde”. El desafío es que puede ser dominado por el brazo opuesto del sistema nervioso, el sistema nervioso simpático (SNS), que yo llamo la “zona roja”.

La activación apropiada del SNP es esencial no sólo para sentirnos centrados, calmados y bellos, sino también para la regeneración de la piel, el pelo y las uñas. Dar prioridad al sueño ayuda a enlentecer el proceso de envejecimiento porque el cuerpo puede trabajar en la reparación de las células dañadas.

Alimentos que ayudan a un buen envejecimiento

Finalmente, todos aquellos alimentos verdaderos son ¡súper alimentos! Cada alimento “real” tiene su propia combinación única de valor nutricional que ofrecer. A continuación se listan algunos que podemos incorporar a nuestra dieta para ayudar a un mayor suplemento de nutrientes y a hacer más lentos los efectos del proceso de envejecimiento.

Alcachofas

Un consumo regular de esta verdura fibrosa se relaciona con una piel más saludable, en particular en cuanto a su luminosidad.

Almendras

Una buena fuente de vitamina E, cobre, magnesio, manganeso, potasio y calcio, todos los cuales son esenciales para la oxigenación y función de la piel.

Arándanos

Estos hermosos y deliciosos berries son una de las fuentes más ricas de antioxidantes, y contrarrestan el envejecimiento prematuro.

Betarragas

Las betarragas contienen nitratos, que producen un gas en la sangre llamado óxido nítrico. Este ensancha los vasos sanguíneos y baja la presión arterial. También es importante para el flujo de la sangre hacia la piel.

Coco

El coco es muy bueno para la piel y el cuerpo, tanto a nivel interno como externo. Contiene vitaminas A y C, calcio, hierro y proteínas naturales. También contiene triglicéridos de cadena mediana, que son un combustible maravilloso para el cuerpo y tiene propiedades antibacterianas. Por ejemplo, se ha demostrado científicamente que el ácido láurico tiene una acción más notoria sobre aquellas bacterias que normalmente están relacionadas con el acné que el peróxido de benzoílo, un ingrediente que está presente en la mayoría de los limpiadores faciales medicados y en los medicamentos para combatir el acné. El aceite de coco es un forma maravillosa de limpiar e hidratar la piel cuando se usa de manera tópica.

Nuez de Brasil

Estas “castañas” son una buena fuente de selenio antioxidante, que ayuda a aumentar el número de células blancas que combaten la infección en el cuerpo. También protegen del daño celular. Para el cuidado de la piel, las propiedades antioxidantes del selenio regeneran las vitaminas E y C y con esto disminuyen el envejecimiento de la piel. ¡Un alimento realmente increíble!

Huevos

Los huevos son una fuente proteica completa. Contienen biotina, una vitamina esencial que protege contra la piel seca y también ayuda para salud de las uñas y el cabello. También contienen hierro, que es vital para la oxigenación de todo el cuerpo, incluida la piel.

Kale

El kale es una excelente fuente de vitaminas A, C y E, las vitaminas de la belleza, que tienen potentes propiedades antioxidantes y ayudan a promover el crecimiento de nuevas células saludables. También está cargado de minerales como magnesio y calcio, necesarios para una piel saludable ya que son minerales críticos para nuestra capacidad de relajarnos y altamente alcalinos.

Kiwis

Los kiwis son una buena fuente de vitamina C y antioxidantes, que ayudan a mantener firme la piel y a enlentecer la formación de arrugas, además de ser excelentes para la salud de los dientes y de los huesos. También se ha demostrado que los antioxidantes presentes en los kiwis ayudan a proteger contra el cáncer y las enfermedades coronarias.

Limones

Los limones son ricos en vitamina C y muy buenos para la piel. También estimulan la digestión; partir el día bebiendo jugo de limón con agua tibia es una excelente manera de echarla a andar. Los nutrientes presentes en los limones son cruciales para todos los aspectos de la belleza ya que permiten obtener la máxima nutrición de la dieta y nutren nuestra piel, cabello y uñas.

Paltas

Son una buena fuente de biotina y grasas monoinsaturadas. Ayudan a prevenir la piel seca y el cabello y uñas quebradizos. Cuando se aplica de manera tópica, ayuda a hidratar la piel seca. Para mí, son un alimento de belleza muy especial.

Pepinos

El alto contenido de agua de los pepinos los convierten en una opción muy hidratante y son una buenísima forma de reducir la hinchazón alrededor de los ojos.

Pescado aceitoso fresco y sostenible

Esta es una maravillosa fuente de omega-3, que disminuye la inflamación en el cuerpo y también ayuda a mantener hidratada la piel. El salmón fresco contiene también astaxantina, un carotenoide que mejora la elasticidad de la piel.

Té verde

Esta maravillosa bebida es muy amiga de la piel y está llena de antioxidantes que protegen contra el daño celular en todo el cuerpo, incluido el proceso de envejecimiento de la piel.

Verduras de la familia Brassica (mostazas)

Estas hojas merecen todos los elogios ya que son fuentes muy poderosas de antioxidantes, vitaminas y minerales, todos los cuales ayudan a la reparación celular. Las verduras de la familia de las Brassica contienen indoles, sustancias que ayudan al hígado a desintoxicarse de hormonas. Esto ayuda al equilibrio de las hormonas sexuales que es crítico para lograr una piel limpia.

Vinagre de manzana

Ayuda a estimular la digestión y puede mejorar la extracción de minerales y vitaminas de nuestra dieta. Podría ser un remedio natural para la caspa, porque los ácidos en el vinagre pueden ayudar a detener los desequilibrios químicos causantes de los hongos en el cuero cabelludo.

Pensamientos y percepciones

Tan importante como la dieta es que consideremos cómo nos sentimos respecto de la vejez. ¿Le tememos? ¿Nos sentimos menos atractivos porque tenemos ya tenemos líneas de expresión o arrugas? Sabemos que nuestra sociedad enfatiza mucho lo atractivo de la juventud, pero no hay nada más atractivo que un hombre o una mujer que se sienten cómodos en su cuerpo, sin importar su edad!

Envejecer es una parte natural de la vida que no debiéramos temer; a todos nos va a suceder. El cambio en nuestras líneas, color de pelo o del cuerpo, no tienen nada que ver con quienes somos realmente ni con nuestro corazón. El paso de los años también nos trae sabiduría, y eso tiene su propio y especial resplandor.

Autor: Food Matters.

Traducción: Rumbo Verde.